COMUNICAÇÃO DE TESE

 

Los inicios de la Terapia Familiar en la Argentina. Implantación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disciplinar. 1960-1979

 

The Beginnings of Family Therapy in Argentina. Introduction, Shaping and Development of a New Disciplinary Field. 1960-1979.

 

 

Florencia Adriana Macchioli*

Universidade de Buenos Aires – UBA, Buenos Aires, Argentina

Endereo para correspondncia

 

 

Título de la tesis: Los inicios de la Terapia Familiar en la Argentina. Implantación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disciplinar. 1960-1979.

 

Ponencias de tesis

La presente investigación, tal como sugiere su título, se ocupa de establecer una primera historia sistematizada de la terapia familiar en la Argentina. Para ello, en primer término aborda la implantación de diversas ideas europeas y norteamericanas que permitieron constituir una zona específica de problemas alrededor de la familia como objeto de intervención terapéutico. En segundo lugar, se ocupa de configurar el objeto de estudio y las primeras intervenciones "psi" relativas a él, que permite organizar cuatro conjuntos a nivel local: la familia-grupo, la familia-sistema, la familia-estructura y la familia-múltiple. 

Algunos de los interrogantes que dirigen la investigación se centran en el modo particular en que se pensó e intervino sobre la familia en la Argentina. En este sentido, las primeras exploraciones se orientan hacia el excepcional encuentro que se dio en la década de 1960 y que conjugó un paradigma psicoanalítico de corte inglés extendido a la sociedad y la cultura, con la recepción del estructuralismo francés y la implantación del paradigma sistémico norteamericano. Este triple encuentro, en el marco de la introducción de la salud mental que desplazaba la explicación de la enfermedad mental del individuo a la sociedad, emplaza a la familia como uno de los objetos de intervención estratégicos para el cambio social.

Este nuevo escenario reconfigura los intereses profesionales que dirigirán su mirada hacia la familia enferma; situación que conlleva dos series de interrogantes. La primera, vinculada a las ideas de "familia" con las que intervinieron dichos profesionales, los criterios de salud y enfermedad en juego, los nuevos dominios de producción del saber y de intervención terapéutica, y los argumentos científicos que desplazaron el eje del individuo a la familia. La segunda, centrada en la escisión entre el paradigma psicoanalítico y el paradigma sistémico para el abordaje familiar que se instauró fundamentalmente en la década de 1980 en la Argentina. Este cisma coincidió con un desplazamiento de los profesionales del ámbito público al privado, asociado a la situación sociopolítica del país a partir de 1966. Se indaga a lo largo de la tesis las relaciones entre las ideas de "sistema" y "estructura", sus modos de recepción, las relaciones del campo disciplinar "psi" y los compromisos institucionales en juego para dar cuenta de ello.

Así, la tesis centrará su análisis en la historia de la especialidad y de las disciplinas "psi", y tomará en cuenta sus cruces con otras ciencias humanas, como la antropología, la lingüística, la sociología y la cibernética, en tanto permiten recortar en dicho campo disciplinar a la familia como nuevo objeto de intervención terapéutica.

Los objetivos específicos de la tesis se centran en el modo de implantación, configuración y desarrollo de la terapia familiar en la Argentina. Para ello, se analizan en principio, las teorías, clínica e investigaciones a nivel internacional y nacional sobre la familia como objeto de intervención terapéutica.

Conjuntamente, ubicar una especialidad incipiente obliga a plantear las características del campo disciplinar y las tradiciones locales en las que se inscribe. Con este fin, un segundo objetivo consiste en trazar un mapa que permita diferenciar el abordaje familiar de otros abordajes (análisis individual, psicoterapia y psicoanálisis de niños, escuela para padres, psicoterapia grupal, tratamiento de psicosis y neurosis graves, etc.). Delimitar las particularidades del abordaje familiar le otorga posteriormente una identidad que hizo posible constituir su profesionalización e institucionalización.

Sumado a esto, es necesario mencionar que el presente desarrollo se instala en el campo disciplinar "psi" de las décadas de 1960 y 1970, que, por supuesto, posee sus propias especificidades. El pasaje de la higiene mental a la salud mental fue determinante para la extensión de la familia como objeto de intervención terapéutica ya que, a partir de ese momento, se colocará frente a la mirada de los expertos con el afán no sólo de entenderla sino también de modificarla. El establecimiento de la salud mental en la Argentina, que ubica a la familia como uno de los focos de intervención, se sitúa en un escenario disciplinar en plena transformación.

Desde la década de 1950, la psiquiatría y el psicoanálisis pasan a incorporarse a una trama disciplinar que debe incluir a la psicología y a los novedosos cruces con las ciencias sociales. Entretanto, la década de 1960 se caracteriza por la extensión del psicoanálisis a la cultura local y una proliferación de nuevas técnicas y abordajes "psi" en las que el "grupo" pasa a ser el objeto de intervención privilegiado. Luego, la década de 1970 se caracteriza por una fragmentación y diversificación de diversos grupos e instituciones que comienza principalmente con la ruptura de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) en 1971. A la vez, a lo largo de esta década se produce un progresivo repliegue de los ámbitos públicos a los privados, proceso iniciado a partir de 1966. De esta manera, uno de los objetivos de la tesis consiste en articular en dicho recorrido los sucesos propios de la intervención terapéutica familiar, que contribuyen al desarrollo más general de la historia de las disciplinas "psi".

A continuación se presentará el conjunto de hipótesis que guían la presente tesis. En primer lugar, el nacimiento de la terapia familiar en la Argentina a partir de la década de 1960 se conforma en la confluencia de diversas teorías, fundamentalmente en la del psicoanálisis local de corte freudokleiniano y la teoría de la comunicación norteamericana, en sintonía con los desarrollos internacionales sobre psicoterapia grupal. Allí, Enrique Pichon-Rivière se ubica como figura precursora, primer autor que articula esas tradiciones al concebir a la familia desde una doble vertiente: la perspectiva grupal entre los miembros de la familia y las relaciones primarias que la familia imprime en el individuo. Su concepción abre el surco que continúan las posteriores investigaciones sobre la familia.

En segundo lugar, puede afirmarse que las instituciones específicamente dedicadas a la terapia familiar a fines de la década de 1970 se sustentan en las bases psicoanalíticas -resultantes de la anterior confluencia- a pesar de haber intentado diferenciarse de ese corpus originario con otros aportes teóricos. Éstas deben, inevitablemente, dialogar con y desde el psicoanálisis presente no solo en el campo "psi", sino también en sus derivaciones intelectuales tan peculiares a nivel local. En este sentido, es indispensable tener en cuenta que los primeros profesionales que fundan dichas instituciones pertenecen, desde su formación, sus producciones, filiaciones institucionales y ejercicio clínico, a ese clima psicoanalítico.

En tercer lugar, los primeros aportes originales para el abordaje terapéutico familiar desde el psicoanálisis debieron reformular varios conceptos, principalmente el "complejo de Edipo" freudiano (conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que experimenta el niño hacia sus padres) que inscribe la organización familiar en el aparato psíquico. Otro de los conceptos que transversalmente debió modificarse fue el de "inconsciente" que jugó un papel determinante respecto a la distinción, en el marco de las ideas, entre la familia-sistema y la familia-estructura. 

En cuarto lugar, aquéllos que trabajan con familias y parejas no distinguen en este período procedimientos específicos para cada uno de estos grupos. Los autores sostienen que la pareja es parte de la familia, por lo que se le atribuyeron las mismas leyes que a la segunda. Sin embargo, a partir de la década de 1980 se demarcarán con mayor especificidad los procedimientos para el trabajo con parejas, tanto por parte de la teoría sistémica como de la psicoanalítica, al manifestar un proceso de especialización más avanzado.

En quinto lugar, los profesionales que intervienen terapéuticamente en familias y parejas poseen creencias subyacentes respecto a la salud y enfermedad individual y grupal, creencias que inciden en la dirección y evaluación del tratamiento. En algunos casos, estas ideas son explicitadas desde un discurso científico, mientras que en otras ocasiones puede reconstruirse la representación de salud y enfermedad del terapeuta en función de sus intervenciones clínicas.

Por último, puede sostenerse que la especialización continúa por caminos que la alejan de su matriz originaria. La institucionalización de la terapia familiar se enmarca en la última dictadura (a partir de 1978) en un campo disciplinar que es prácticamente obligado a retirarse del ámbito público (caracterizado por una cultura psicoanalítica articulada con las ciencias sociales, fuertemente instalada), quedando relegada así al ámbito privado. Simultáneamente a dicho desplazamiento, se da el pasaje de un psicoanálisis de corte social a un predominio de la vertiente sistémica. Para dar cuenta de esta afirmación, entran en juego otra serie de cuestiones.

La política represiva de la Triple A primero, y el terrorismo de Estado después, tuvo por objetivo reprimir, entre muchos otros sectores, a aquellos comprometidos con las luchas sociales y políticas que llevaron a la desaparición y el exilio de gran parte de los profesionales que trabajaron desde un psicoanálisis de corte social, fundamentalmente asociado a los grupos. En este sentido, la censura de dicha vertiente colaboró en que hacia fines de la década de 1970 sólo prevalecieran en la especialidad la teoría sistémica y una ortodoxia psicoanalítica. Ninguna de las líneas de abordaje existentes a fines de la década de 1970 (la familia-sistema, la familia-estructura y la familia-múltiple), parecían entrar en contradicción con cierto modelo de familia tradicional y católica al que apelaban las fuerzas armadas (VEZZETTI, 1986).

Por último, la sistematización de la especialidad traza el escenario para la siguiente década en la que la familia-estructura y la familia-múltiple se recluyen en instituciones psicoanalíticas, oponiéndose de esta manera a la familia-sistema sostenida en el modelo norteamericano que se ofreció como el marco teórico-clínico y de entrenamiento profesional válido que se arraigaría y extendería desde las nuevas instituciones de terapia familiar. De tal modo que el repliegue de unos y la expansión de otros configura la especialidad en la década del ochenta.

El período al que refiere la tesis se centra fundamentalmente entre 1960 y 1979, a partir de ciertos acontecimientos asociados a la especialidad que permiten de modo arbitrario circunscribir el objeto de estudio para abordarlo. Sin embargo, dicho ámbito específico de saber e intervención se inscribe en la historia de las disciplinas "psi" que presenta una periodización más extensa, y que incide fuertemente en la constitución de lo que más tarde se delimitará como especialidad. Por esto, la periodización que se utiliza a lo largo de la tesis se basa primero en el ámbito disciplinar para luego puntualizar los aspectos propios de la especialización.

Respecto al marco teórico y metodológico, la presente investigación se asienta sobre un abordaje histórico múltiple, que permite visibilizar distintas facetas de la familia como objeto de intervención psicoterapéutica. El presente desarrollo se inspira en la historia crítica de la psicología (en contraposición a la historia tradicional), recapitulada y reelaborada por Hugo Vezzetti (2007). Desde esta concepción, se entiende por historia intelectual "explorar una trama de procesos y acontecimientos, múltiples, heterogéneos, siempre parciales; no busca reconstruir totalidades, sino problemas; y no es un reducto de certezas sino que su motor es la curiosidad" (VEZZETTI, 2007, p. 10). A partir de dicha perspectiva se traza una historia del campo disciplinar que permite dar cuenta de la constitución de la especialidad. Sin embargo, plantear la historia desde esta perspectiva supone extender los límites disciplinares a zonas difusas en las que diversos saberes y prácticas se conjugan, superponen y recubren. De este modo, dicho enfoque histórico permite – como la lente de una cámara - ampliar, focalizar, desplazar e incluso incorporar nuevas y múltiples formas de abordar el objeto de estudio para otorgarle la complejidad y el espesor que él amerita.

La familia como objeto de intervención psicoterapéutica se inscribe en una trama cultural, social e individual, a la vez que científica, institucional y profesional, tanto a nivel local como extranjero. En la presente investigación, aunque se hace hincapié fundamentalmente en el ámbito disciplinar, merece señalarse el carácter complejo que adquiere su abordaje histórico. Para ello, entre algunos de los instrumentos metodológicos utilizados se encuentran la historia disciplinar y de las prácticas articuladas con la historia social y cultural desde la mirada de Foucault y Rose, los aportes de P. Bourdieu sobre "campo científico", la historia de los conceptos (fundamentalmente desde los desarrollos de DASTON Y GAUCHET), los estudios de recepción (entre ellos, los de VEZZETTI, DAGFAL Y TARCUS) y la historia de la profesionalización (a partir de los desarrollos de DANZIGER).

Finalmente, se describirá sintéticamente la estructura de la tesis. Inicia con lo que podría plantearse como un escenario disciplinar múltiple que posibilitó la "saliencia" (DASTON, 2000) de la familia como objeto de intervención terapéutica en la Argentina. Para ello se aborda en primer término el marco internacional que propicia dicho abordaje: las disciplinas "psi" en Norteamérica, las múltiples formas del psicoanálisis, la emergencia de la cibernética y la teoría de los sistemas. En segundo lugar, se presenta el contexto disciplinar argentino a partir del pasaje de la higiene mental a la salud mental, y diversas prácticas que circunscriben una zona de problemas alrededor de la familia entre las década de 1930 y 1960. Entre ellas pueden destacarse los siguientes casos: la perspectiva pediátrica de Florencio Escardó, la Escuela para Padres de Eva Giberti, el psicoanálisis de niños de Arminda Aberastury, la pareja en el contexto del psicoanálisis individual de David Liberman y las psicoterapias grupales. Por último, se dedica en este capítulo un apartado acerca del panorama que ofrecen las historias existentes sobre terapia familiar en la Argentina.

El segundo capítulo se detiene en la familia-grupo a partir de la perspectiva de Enrique Pichon-Rivière. Sus diversas pertenencias institucionales y su rol como difusor del psicoanálisis en la sociedad y la cultura de la década de 1960 lo colocan como figura faro de las disciplinas "psi" en la Argentina. Allí se profundiza su concepción del grupo familiar que parte de la combinación inseparable de dos caras: el grupo interno y el grupo social. Dicho acoplamiento se acredita en las múltiples lecturas de Pichon, en las que autores como S. Freud, M. Klein, G. Mead y K. Lewin pueden confluir en un mismo esquema conceptual. Se analizan en primer término, sus ideas alrededor del "grupo interno" que permite sostener una suerte de "inconsciente vincular" en el que anida la familia. En segundo término se aborda la dinámica del grupo familiar, entendida como grupo operativo, que extiende el abordaje familiar a la sociedad, de forma que el "grupo" -objeto fundamental de la obra pichoneana-, acopla en el "grupo familiar" el grupo interno y el grupo social. Finalmente, se abordan las consecuencias y derivaciones de la familia-grupo, entre las que se incluyen los desarrollos de José Bleger sobre la simbiosis como etapa "normal" del grupo familiar.

El tercer capítulo se propone dos objetivos alrededor de la familia-sistema. En primer lugar, abordar el proceso de implantación del paradigma sistémico en la Argentina. En este sentido Carlos Sluzki juega un papel de "figura bifronte" entre Estados Unidos y Argentina. Su particular posición en el campo disciplinar lo ubica a mediados de la década de 1960 en un doble escenario, el Lanús y Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina, que otorgaron un marco propicio para la rápida y extensa recepción del modelo sistémico. En segundo lugar se abordan sus producciones intelectuales. El carácter bifronte también se observa aquí, no sólo a nivel geográfico, sino a nivel disciplinar. Por una parte, su tarea en el equipo de investigación de Verón, reconocido como el introductor de C. Lévi-Strauss en la Argentina, que concluye en Comunicación y neurosis (1970). Allí Sluzki integra aportes psicoanalíticos y sistémicos, en los que la familia como agente socializador básico se encuentra en el punto de origen de las neurosis a partir del "deuteroaprendizaje" batesoniano. Pero, por otra parte, a lo largo de la década de 1960 desarrolla diversas investigaciones sobre interacción familiar, en consonancia con los preceptos del Mental Research Institute, para los que el inconsciente pierde importancia. Finalmente, se abordan los efectos y las derivaciones de la familia-sistema y sus repercusiones en la profesionalización de la terapia familiar local.

El cuarto capítulo se ocupa de la familia-estructura. Este modelo se ubica en un cruce particular entre el psicoanálisis kleiniano y el estructuralismo de C. Lévi-Strauss, inaugurado por Isidoro Berenstein. Primeramente se propone plantear su teorización original sobre "estructura familiar inconsciente", que se sostiene en el concepto de "avunculado" del antropólogo francés. En esta dirección, Berenstein traza una triple operación que funda las bases de un psicoanálisis familiar estructural. Por un lado, supedita la concepción de "sistema" a la de "estructura". Por otro lado, la obra de Lévi-Strauss habilita una concepción de "inconsciente" que será no sólo individual sino también social. Y por último, la incorporación teórica de la familia materna, vía el avunculado, traza el pasaje de la endogamia a la exogamia, basada en la prohibición del incesto, que sienta las bases estructurales inconscientes de la organización familiar. En segundo lugar, se propone abordar el modo de intervención clínica en parejas y familias a partir de dicha teoría. Finalmente, se señalan las derivaciones de este conjunto principalmente alrededor de las instituciones psicoanalíticas.

El quinto capítulo, dedicado a la familia-múltiple, presenta el dispositivo de Comunidad Terapéutica Psicoanalítica de Estructura Multifamiliar creado por Jorge García Badaracco, en el que la familia es uno de los principales ejes sobre los que se sostiene el criterio de salud y enfermedad. Este dispositivo diseñado para psicosis y neurosis graves, permite diseñar un abordaje de carácter ecléctico que ubica a la familia en múltiples intervenciones a la vez: el individuo, el grupo y la institución. En esta dirección se abordan primero ciertas dimensiones novedosas de la clínica como la coterapia, el rol del terapeuta al trabajar en equipo y el enfoque intergeneracional que opera en la concepción misma del dispositivo. A continuación se examinan ciertas reconceptualizaciones psicoanalíticas que establece García Badaracco a partir de necesidades clínicas, respecto a la reacción terapéutica negativa, el narcisismo familiar, la interdependencia patológica y patógena y el complejo de Edipo. Y por último, se desarrolla cómo las consecuencias y derivaciones de la familia-múltiple, poco difundidas en el campo disciplinar, sentarán las bases para la futura institucionalización de la terapia familiar en la Argentina.

En el sexto capítulo se dejan diseñadas las bases para la profesionalización de la terapia familiar en la Argentina que se desplegará fundamentalmente en la década de 1980. Para ello, se abordan los eventos científicos locales, las publicaciones periódicas sobre la especialidad, así como los ámbitos públicos y privados en los que se realizaron los tratamientos psicoterapéuticos familiares.

Finalmente, en el epílogo se retomarán las hipótesis del inicio tras el análisis realizado.

 

Referências

DAGFAL, A. Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo (1942-1966). Buenos Aires: Paidós, 2009.

DANZIGER, K. The Social Origins of Modern Psychology. En Buss, A. R. (Ed.), Psychology in Social Context. New York: Irvington Publishers, 1979. [Traducción: Klappenbach, H. (1994). Los orígenes sociales de la psicología moderna". En: www.elseminario.com.ar]

DASTON, L. Biography of scientific objects. Chicago: Chicago University Press, 2000.

GAUCHET, M. El inconsciente cerebral. Buenos Aires: Nueva Visión, 1994.

MACCHIOLI, F. Los inicios de la Terapia Familiar en la Argentina. Implantación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disciplinar. 1960-1979.  Tesis (Doctorado en el área de Salud Mental), Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires, 2010.

TARCUS, H. Marx en la Argentina. Buenos Aires: Siglo XXI, 2007.

VERON, E.; SLUZKI, C. Comunicación y neurosis. Buenos Aires: Editorial del Instituto, 1970

VEZZETTI, H. Aventuras de Freud en el país de los argentinos. De José Ingenieros a Enrique Pichon-Rivière.Buenos Aires: Paidós, 1996.

VEZZETTI, H. Derechos humanos y psicoanálisis. Punto de Vista, Buenos Aires, n. 28, p. 5-8, 1986.

VEZZETTI, H. Historias de la psicología: problemas, funciones, objetivos. Revista de Historia de la Psicología, Sociedad Española de Historia de la Psicología, Valencia, v. 28, n. 1, p. 147-166, 2007.

 

 

Endereço para correspondência
Florencia Adriana Macchioli
Maipú 631, 5º59, CP C1006ACG, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Endereço eletrônico: famacchioli@yahoo.com.ar

Recebido em: 12/08/2011
Aceito para publicação em: 19/04/2012
Acompanhamento do processo editorial: Alexandra Cleopatre Tsallis

 

 

Notas

* Dra. en Medicina (UBA), Especialista en Psicoterapia Familiar (Fundación Aiglé – Universidad Maimónides), Lic. en Psicología (UBA), Prof. Adjunta Regular, Historia de la Psicología I (Facultad de Psicología, UBA), Investigadora Postdoctoral (Facultad de Psicología UBA – CONICET). Directora del Proyecto de Investigación UBACyT 2011-2014 "Conocimiento, prácticas y valores en la historia de la psicología y del psicoanálisis en la Argentina." e Investigadora formada en el Proyecto de Investigación UBACyT 2011-2014 "El dispositivo"psi" en el siglo XX: las disciplinas y la cultura intelectual", dirigido por el Lic. Hugo Vezzetti, ambos incluidos en el Programa de Estudios Históricos de la Psicología en la Argentina, Historia de la Psicología I (Facultad de Psicología, UBA), Buenos Aires, Argentina.



Licença Creative Commons
A revista Estudos e Pesquisas em Psicologia esta licenciada sob uma Licença Creative Commons Atribuição-Não Comercial 3.0 Não Adaptada.

 

Universidade do Estado do Rio de Janeiro
Instituto de Psicologia
© Estudos e Pesquisas em Psicologia
Rua São Francisco Xavier, 524, bloco F, sala 10.005, 10° andar, CEP 20550-013, Rio de Janeiro-RJ, Brasil
Telefone: (21) 2334-0651

E-mail: revispsi@gmail.com