LA SOLEDAD ENGENDRA DEMONIOS. LA TRANSMEDIALIDAD EN EL CINE DE TERROR ARGENTINO FILMADO EN CUARENTENA

Valeria Arévalos

Resumo


A partir de la expansión del COVID-19 el imaginario mundial se fue nutriendo de escenas que parecían extraídas de la ficción: personas con máscaras antigas caminando por las calles, tumbas masivas en playas y puestos de control de temperatura fueron algunos de los nuevos elementos que pasaron a conformar el paisaje urbano pandémico. Lógicamente, el estado de miedo como una presencia constante sobre la población no tardó en reflejarse en el cine de terror.

En el presente trabajo me propongo revisar un corpus de películas argentinas realizadas durante la cuarentena del 2020 en donde el horror al afuera encuentra su contrapartida en el espacio hogareño. Las casas pasan a funcionar como reservorios de demonios, espectros y situaciones de violencia. Asimismo, el contacto con el exterior se ve limitado por las redes sociales y los sistemas de videollamadas, generando una dinámica y estética de la imagen particular a la vez que posiciona al espectador en un rol más activo a partir de la ruptura de la cuarta pared.


Palavras-chave


Cuarentena; Cine argentino; Cine de terror; Transmedialidad; Pandemia

Texto completo:

PDF (Español (España))


DOI: https://doi.org/10.12957/abusoes.2022.59845

Apontamentos

  • Não há apontamentos.


Revista Abusões
e-ISSN: 2525-4022